Buscar
  • Rebeca Lombardo

El por qué de mi cambio.

Actualizado: 11 de sep de 2018

¿Cómo empezó esta aventura?



Como puede leerse en el "sobre mi", quince años de camerino y de vida freelance dan para mucho... para mucho bueno y también para un poco regular. Mi profesión de maquilladora me ha permitido conocer gente increíble, visitar sitios espectaculares y estar en lugares solo para "elegidos". Mucha de la gente que me he cruzado, nunca sabrán lo importante que fueron en mi vida, siempre me he sentido muy afortunada de poder vivir a diario experiencias muy enriquecedoras, pero ...

Tras mi maternidad mi intuición se disparó y me pedía a gritos parar, pero mi cabeza no quería escuchar. Eso suponía renunciar al sueño por el que tanto había sacrificado y que por fin estaba tocando...

En ese no escuchar, entré en un bucle de ansiedad y culpabilidad por no pasar más tiempo con mi hijo...

Y de ahí, lo que había sido una profesión elegida por absoluta vocación, se empieza a convertir en algo tedioso en más ocasiones de las que me gustaría.


Me empecé a sentir cada vez más lejos de la filosofía de algunas marcas. Ya no estaba cómoda camuflando pieles destrozadas por el estrés o por la alimentación y quedándome callada. Comencé a sentir un fuerte impulso por investigar qué estaba pasando por dentro de la persona para que la piel lo expresase así...Y lo más importante, ya no me divertían tanto las cañas que puedan surgir después del trabajo, porque había una personita que me estaba esperando y que incluso, visitó mas de un plató debido a que la hora se alargaba, para ser amamantado.


Así que esta aventura del gran cambio de vida, empezó sobre todo para conciliarme con mi vida familiar y para encontrar estabilidad y estar más en sintonía con mis valores. Ya estaba perdiendo el interés por mi profesión, así que antes de huir, me pareció buena opción salir de la zona de confort y buscarme a mi misma de nuevo, pero desde otro punto de vista... Ahora creo que soy realmente adicta a los retos. Y adicta al Coaching, porque este cambio fue gracias a un proceso de Coaching muy profundo.


Y como yo me había negado a escuchar a mi intuición... la vida se encargó de cuadrar ciertas sincronicidades en mi camino y conspirar así el cambio...

Y es que cuando ya lo has sentido... por mucho que le bajes el volumen a tu conciencia, o por muchas vendas que te pongas en los ojos, La Luz se hará ver.