Buscar
  • Rebeca Lombardo

Diciembre, mes de recogimiento


Este mes de diciembre, para mi es un mes de recogimiento, de centrarme más que nunca en mi misma, en escucharme y perdonarme, es un mes de valoración y planificación; aunque como ya os conté aquí, para mi el curso comienza en septiembre. Siempre ha sido así, pero desde que vivo en Islandia, donde estos meses son de muy poca luz y de mucho estar en casa con velas y chocolate caliente, aún da más para invernar y encontrarse con uno mismo.  

Son días para repasar lo vivido, pero no es Facebook el que tiene que hacer el resumen de tu año.

Aprovecha las fiestas y reúnete con amigas, con esa persona con la que puedes abrirte y compartir tus deseos y tus errores sin ser juzgada, o simplemente reúnete contigo misma y da gracias por todo lo acontecido en el 2018. Sí, agradece lo bueno y lo menos bueno, porque todo es parte de ti y de tu aprendizaje, todo es parte de tu vida. Es más sencillo estar agradecida por lo bueno pero la vida real no es una linea recta y plana, sería como estar muertos; y tampoco es un puñado de bonitas fotos de Instagram...

La vida está en movimiento y, como tal, gira, da curvas inesperadas y vuelve sobre sí misma y pasa por cada punto que necesitamos para avanzar.

Y dentro de esas estaciones por la que inesperadamente nos lleva el tren de la vida, también existen las no tan buenas paradas... pero que son necesarias, muy necesarias. En dichas estaciones es donde se esconde gran parte de nuestro crecimiento, una enorme dosis de aprendizaje y las perfectas ocasiones para avanzar y deshacer nudos pasados.


Por todo ello, que no te hagan creer que un puñado de fotos sonriendo ha sido tu año, tu año es mucho más. Cierra los ojos, respira y visualiza todo el camino recorrido, todo mereció la pena porque todo fue para algo.

Y ahora es el momento, aquí y ahora, para aprender de lo vivido y encarar un nuevo año de cambios, si así lo deseas, de crecimiento y de aventuras...

Bienvenido a la conciencia, solo cierra los ojos, respira y revive... da gracias y sigue avanzando, pero ahora tu decides hacia dónde.