Buscar
  • Rebeca Lombardo

Agradece, planifica y construye


En este mes el deporte más practicado es el "optimismo radical" (como dice Diana Zuluaga) y es que a finales del año nos encanta planificar y publicar en redes que este año adelgazo, que voy al gym tres veces por semana o que empiezo seriamente x cosa. Es completamente cierto que planificar es muy importante para tener éxito y que aporta beneficios positivos en nuestra productividad. Yo lo estoy poniendo en práctica ahora, a finales de año. Y es que siempre ha sido una de mis asignaturas pendiente desengancharme de la adrenalina de la improvisación.

Después de este ataque de optimismo habría que analizar cuánto dura tanta efusividad, y porqué nos vamos desinflando a lo largo del año, pero esto daría para un post muy largo que, si os apetece, otro día abordamos.

Hoy quisiera centrarme en hablaros de la importancia de la gratitud tanto al terminar como al comenzar el año.

Debemos parar en estos últimos días de año y además de década y sacar nuestras valiosísimas conclusiones. No se trata de revisar cada uno de los errores cometidos y quedarnos anclados en los “debería haber…” sino más bien revisar nuestra película y detenernos en esos puntos de inflexión con algunas preguntas poderosas en nuestra mente que hagan de palanca y multipliquen nuestro avance.

¿Para qué me paso x?
¿Qué aprendí?
¿Qué parte positiva veo ahora que no lograba ver?

En este mátrix que vivimos nos enseñan a salir corriendo de una cosa y adentrarnos en otra sin darle muchas vueltas, pero es en ese enlace entre las dos, en ese tránsito, donde se construyen los verdaderos aprendizajes y avances. En esos anclajes emocionales que nos han dejado los 365 días pasados, ahí hay mucho donde aprender. Porque las enseñanzas han de anclarse con una emoción, lo que no se ha registrado por ese filtro pasa sin pena ni gloria por nuestra vida.

De ahí la importancia de agradecer todo lo vivido en este año, porque dar las gracias al pasado te reconcilia, te ayuda a afianzar emocionalmente lo que debes aprender y te impulsa con más luz hacia delante. Además, agradecer lo que está por venir te posiciona como director de tu propia película, como “jefa de tu vida” que diría Charuca.

Desde ahí construyes tu futuro. Desde la consciencia, con foco y con absoluta intención porque con ese agradecimiento impregnas todas tus células de la visualización.

Pero ¡ojo! Tengo una noticia para las más “come flores” hay que currar, el universo no trabaja por ti, sino contigo. Así que este año comienza agradeciendo pero después planifica y construye en base a lo aprendido.


PD: yo tb tomo nota y me comprometo hacerlo.


Feliz y consciente salida y entrada de año